Cómo verte bien después de un vuelo de 3 (o más!) horas!

Este fin de semana llegué a San Diego para visitar a un antiguoamor amigo. Por su puesto que al bajarme quería verme bien, fresco y listo para lo que surgiese, cosa que es un poco difícil de lograr después de un vuelo de casi 4 horas.

Nosotros los hombres, aunque nos gusta vernos bien y muchas veces en privado tenemos una rutina de belleza más o menos ajustada, en público o en situaciones lejos del hogar solemos perder toda la rutina. Además de eso pocas veces tenemos tan claros los daños que nos hacen las diferentes experiencias de vida. Un avión es de lo peor que le puedes hacer a tu piel.

Más allá del cansancio que supone despertarse temprano, correr al aeropuerto, esperar, volar, llegar y pare de contar, la cabina presurizada de un avión es un arma mortal para tu piel. Primero porque el ambiente es muchos más seco de lo que tu piel soporta regularmente. Segundo porque el sol en la altura tiene mucho menos atmósfera para protegerte y un par de rayos allá arriba pueden ser mortales. Además de esto es muy difícil mantenerse bien peinado y acicalado durante y después de un vuelo. Por eso desarrollé esta rutina para verme bien cada vez que me bajo de un avión.

Lo primero es tomar mucha agua desde que te despiertas hasta que llegas. Antes y durante. Es la mejor manera de mantener tu cuerpo funcionando de forma óptima durante el viaje. Lo segundo es darte un buen baño antes de viajar y aplicar crema humectante no grasa. Yo uso, y vivo por, Aloe Soothing Moisture Lotion SPF 15 de The Body Shop. No es grasosa, es pequeña y la puedes cargar en tu mochila, y tiene protección solar. Lo más importante de la humectación es reaplicarla al menos una vez por cada hora de vuelo.

Aloe Soothing Moisture Lotion SPF 15 de The Body Shop, nunca viajo sin ella
Con esto tienes cubierto el cuidado de tu piel. Si quieres verte aún mejor, no importa si tu crema humectante es grasa o no, cuando el avión comience el descenso, ve al baño y lava bien tu cara y aplica una crema anti-bolsas debajo de los ojos. De esa forma te verás fresco y humectado al salir del avión.

El siguiente paso para verte bien después de un vuelo es cuidar tu peinado. Nada dice “vengo destruido” como una cara seca y tener el cabello despeinado y deshecho. Por eso, antes de volar no te peines, no te apliques ningún producto en el cabello. Por el contrario espera al comienzo del descenso para lavarte la cara, mojarte el cabello, peinarte y aplicarte gel.

Con estos tips, sin duda te verás radiante al salir del avión y parecerá como que acabas de salir de tu casa y no que tienes más de 6 horas viajando.

Un dato importante: Por restricciones de seguridad no puedes llevar contigo cremas y geles. Para ello tienes dos opciones o llevas muestras de las que regalan cuando compras otros productos. Puedes solicitarlas cuando compres tu humectante habitual o puedes llevarla en envases de una aplicación que te sirvan para aplicar y tirar y que no excedan los 100 mililitros.

Ahí lo tienen, como salir de un avión como recién salido de un Spa.

Sin comentarios

Responder

Tu correo no será compartido con nadie